La Olmeda


olmeda

A la provincia de Palencia, en ple camí de Santiago, no lluny de la bellíssima vila medieval de Carrión de los Condes, trobareu la Vila Romana de la Olmeda. Fou descoberta l’any 1968 pel propietari de les terres de labor que la ocultaven, el Sr, Cortes, qui la va donar ala Diputació. El 4 de noviembre de 2009 s’inagurava el maravellós edifici que cobreix les restes i les preserva per les futures generacions. Es tracta d’una mansió hispano romana del baix imperi, la millor conservada de la península i potser d’Europa, amb uns mosaics que mai no heu vist ni veureu. En entrar en el moderníssim contenidor, que per ell sol val la pena de visitar, sota la coberta espectacular, podreu admirar la domus de planta quadrada, les torres, el pati central amb peristil i les habitacions amb el seu terra ple d’aquells mosaics que us dèiem. El salón principal fa 175 metres, i conserva en molt bon estat un dels millors mosaics de la casa, considerat el millor del món. En un extrem, com en totes les “villae” romanes de gran categoria, trobareu les termes. Per si això fora poc, al poblet de Saldaña, molt proper, han muntat un Museu dins l’església de Sant Pere, on poder exposar totes les restes materials que s’han trobat a l’excavació principal. L’entrada és conjunta. Allà podreu veure vaixelles, eines, monedes, gots funeraris… Hi podeu arribar fàcilment si aneu fins a Burgos capital, i d’allà preneu la A-231 en direcció a Lleó, per bona autovia, gratuïta, la del Camí de Sant Jaume. A l’alçada de la vila de Carrión de los Condes, cal agafar la C-615, que segueix la vall del riu Carrión, molt bonica, en direcció a Riaño, fins trobar el punt km. 55, a Gañinas, ben indicat, on haureu de seguir la PP-2420 fins el jaciment. Està a les coordenades GPS: 42º 28′ 50” nord i 4º 44′ 12” oest. Tot i que podeu visitar la vila sense guia, seguint un itinerari perfectament marcat, si voleu una visita guiada us caldrà fer una reserva prèvia als tel: 979 119 997 o 670 450 143, o el fax: 647 470 843. També es possible arribar allà a unes hores marcades, en que hi ha visita programada: 11, 12, 13, 16:30 y 17:30 hores. Si encara voleu més, perquè sou uns apassionats de la cultura romana, no molt lluny de La Olmeda hi ha la Vila romana de La Tejada. Existeix una entrada combinada Olmeda- Tejada – Saldaña de només 6€ (preus del 2013) pels grans i 4 € pels majors de 12 anys. Els més petits no paguen res. No dubteu a fer una parada en la vostra ruta cap a Sant Jaume de Compostela i, just entre Burgos i Carrión, deixar l’autovia que va cap a Lleó, i visitar aquest indret tan interessant. I no dubteu tampoc en perdre per aquestes terres burgaleses i palentines una jornada o dues. Carrión de los Condes mereix una detinguda visita, amb les seves esglésies romàniques. Com també la mereix Castrojeriz, poblet medieval encantador. O Sasamón, una altra vila medieval, amb restes romanes, i amb la seva colegiata gòtica de Santa Maria la Real. O a Olmillos amb el seu castell, ara reconvertit en hotel, molt escenogràfic. Però és que a tots els pobles trobareu esglésies ferrenyes, altes, amples, poderoses. Ens encanten aquestes terres aspres i planes de Castella, de blat i ordi, d’horitzons impossibles. I els seus productes artesans, com ara el formatge de la terra, fastuós, de sabor únic i a un preu d’escàndol. Per menjar potser millor aneu fins Saldaña, on hi ha restaurants fantàstics. Com ara La Casa Torcida, una proposta bona en tots els sentits, decoració exquisida, o el producte contundent del Mesón Ancar  o El Molino, a les afores, a tocar del riu, o l’autenticitat de Casa Carmelo. Fora de la zona de l’Olmeda, per dormir i dinar us recomanem, a Carrión el petit hostal La Corte, o més allunyat el Mesón de Castrojeriz, bona teca i habitacions amb encant. I, naturalment, a Burgos podreu dormir i menjar de fàbula. Us recomanem l’Hotel Palació de los Velada, cèntric, net, familiar, amb bones habitacions per a dos infants, al cor de la ciutat. Servei amable, desdejuni de fàbula, molt recomanable. Només podem objectar un garatge petit i complicat. Millor aparcar als pàrkings públics. També molt bé l’hotel Via Gòtica, davant de la catedral, nou i net. No oblideu l’Olmeda en una ruta per Castella, o de camí a Galícia.

En la provincia de Palencia, en pleno camino de Santiago, no lejos de la bellísima villa medieval de Carrión de los Condes, encontrarán la Villa Romana de la Olmeda. Fue descubierta en 1968 por el propietario de las tierras de labor que la ocultaban, el Sr., Cortes, quien la dió a la Diputación. El 4 de noviembre de 2009 se inauguraba el maravilloso edificio que cubre los restos y las preserva para las futuras generaciones. Se trata de una mansión hispano romana del bajo imperio, la mejor conservada de la península y quizás de Europa, con unos mosaicos que nunca han visto ni verán. Al entrar en el modernísimo contenedor, que por sí solo merece la pena visitar, bajo la cubierta espectacular, podrán contemplar la domus de planta cuadrada, las torres, el patio central con peristilo y las habitaciones con su suelo lleno de aquellos mosaicos que os decíamos. El salón principal es 175 metros, y conserva en muy buen estado uno de los mejores mosaicos de la casa, considerado el mejor del mundo. En un extremo, como en todas las “villae” romanas de gran categoría, encontraban las termas. Por si esto fuera poco, en el pueblo de Saldaña, muy cercano, han montado un museo dentro de la iglesia de San Pedro, donde poder exponer todos los restos materiales que se han encontrado en la excavación principal. La entrada es conjunta. Allí podrán ver vajillas, herramientas, monedas, vasos funerarios … Se puede llegar fácilmente si se va hasta Burgos capital, y de allí hay que tomar la A-231 en dirección a León, por buena autovía, gratuita, la del Camino de Santiago. A la altura de la villa de Carrión de los Condes, coger la C-615, que sigue el valle del río Carrión, muy bonita, en dirección a Riaño, hasta encontrar el punto km. 55, a Gañinas, bien indicado, donde deberá seguir la PP-2420 hasta el yacimiento. Está en las coordenadas GPS: 42 º 28 ’50” Norte y 4 º 44′ 12” Oeste. Aunque se puede visitar la villa sin guía, siguiendo un itinerario perfectamente marcado, si desean una visita guiada necesitarán hacer una reserva previa a los tel: 979119997 o 670450143, o el fax: 647470843. También es posible llegar allí a unas horas marcadas, en que hay visita programada: 11, 12, 13, 16:30 y 17:30 horas. Si aún deseais más, porque sois unos apasionados de la cultura romana, no muy lejos de La Olmeda está la Villa romana de La Tejada. Existe una entrada combinada Olmeda-Tejada – Saldaña de sólo 6 € (precios de 2013) adultos y 4 € para los mayores de 12 años. Los más pequeños no pagan nada. No duden en hacer una parada en su ruta hacia Santiago de Compostela y, justo entre Burgos y Carrión, dejar la autovía que va hacia León, y visitar este lugar tan interesante. Y no duden tampoco en perderse por estas tierras burgalesas y palentinas una jornada o dos. Carrión de los Condes merece una detenida visita, con sus iglesias románicas. Como también la merece Castrojeriz, pueblo medieval encantador. O Sasamón, otra villa medieval, con restos romanos, y con su colegiata gótica de Santa María la Real. O en Olmillos con su castillo, ahora reconvertido en hotel, muy escenográfico. Pero es que en todos los pueblos encontrarán iglesias altas, anchas, poderosas. Nos encantan estas tierras ásperas y estas llanuras de Castilla, de trigo y cebada, de horizontes imposibles. Y sus productos artesanos, como el queso de la tierra, fastuoso, de sabor único y a un precio de escándalo. Para comer quizás mejor vayan hasta Saldaña, donde hay restaurantes fantásticos. Como La Casa Torcida, una propuesta buena en todos los sentidos, decoración exquisita, o el producto contundente del Mesón Ancar o El Molino, a las afueras, junto al río, o la autenticidad de Casa Carmelo. Fuera de la zona de La Olmeda, para dormir y comer le recomendamos, en Carrión el pequeño hostal La Corte, o más alejado el Mesón de Castrojeriz, buena comida y habitaciones con encanto. Y, naturalmente, en Burgos se puede dormir y comer de fábula. Recomendamos el hotel Palacio de los Velada, céntrico, limpio, familiar, con buenas habitaciones para dos niños, en el corazón de la ciudad. Servicio amable, desayuno de fábula, muy recomendable. Sólo podemos objetar un garaje pequeño y complicado. Mejor aparcar en aparcamientos públicos. También muy bien el hotel Vía Gótica, frente a la catedral, nuevo y limpio. No olviden la Olmeda en una ruta por Castilla, o de camino a Galicia.

Museu d’Alcover


A la vila tarragonina d’Alcover hi ha un museu. I no és un museu qualsevol. És un museu molt interessant, molt ben muntat, i molt adient per èsser visitat per les famílies amb infants, i per tothom. Està instal·lat en una casa de burgesos del segle XIX que per ella sola ja mereix una visita: Cal Batistó. Una casa amb grans salons i alcobes de l’època dels revesavis, de sostres alts, parets pintades i llits de fusta d’Olot. Amb capella privada, bany d’estil regència i cuina econòmica de carbó. I, a més, totes aquestes estàncies estan plenes d’objectes antics, com ara mobles, gramòfons, gerros o altres andròmines, que faran les delícies de la vostra canalla, o dels avis si els porteu d’excursió. A la planta de dalt de tot el museu ofereix una inaudita i valuosa col·lecció de fòssils de peixos, crustàcis i altres bèsties marines, que han anat sortint entre les roques litogràfiques de les canteres properes al poble. Una mostra reduïda d’exemplars que avui dia estan a les vitrines dels millors museus de paleontologia del món. Quedareu bocabadats. Son poques peces però molt importants, didàctiques i ben mostrades i explicades. A més, a Alcover, s’hi celebren sovint festes populars i religioses, com la del Remei, o com la fira de Bandolers. I per si tot això fos encara poca cosa us direm que la vila te un casc antic encara amurallat, preciós. Amb torres, places, carrers, cases, les restes d’una església romànica i un temple renaixentista fantàstic. I per acabar-ho d’arrodonir us explicarem que els paratges que envolten Alcover son molt bonics. Que seguint el riu de la Glorieta, arribareu al Santuari barroc del Remei, mig ficat en una balma, lloc d’inici de rutes a peu, o en bici, per les muntanyes de Prades. I que seguint encara més amunt el riu Glorieta trobareu llocs idíl·lics on remullar-vos els peus i el cos sencer, en gorgs tan espectaculars com el niu de l’Àliga. Un petit llac d’aïgues cristal·lines que a l’estiu és un goig i un luxe. Arribareu fins Alcover seguint per la autopista AP2, camí de Lleida, sortint a Valls, i d’aquí a Alcover. O bé per la AP7, direcció València, sortint a Reus i, d’aquí a Alcover. Per dormir mireu-vos la casa de l’Hort de la Cinteta, al mig del poble antic, amb hort i piscina. Es bonica i cara però hi cap molta gent. Fora de la vila teniu una casa rural preciosa: Mas Corbella. Totes les comoditats, piscina inclosa també. També podeu mirar els hotels a Valls, com el Class, o Casa Felix on es menja molt bé. Si penseu en la zona per unes petites vacances fareu molt bé. La Tarragona imperial, patrimoni de la humanitat, està a tocar, amb les restes romanes impressionants. Port-Aventura no queda lluny, ni les platges de Cambrils o Salou tampoc. Reus i el seu modernisme estan a només 10 kms per autovia. Montblanc no gaire més lluny. Les muntanyes de Prades, amb pobles com Montral, Farena o Capafons, bellíssims, a tocar. Un munt de rutes a peu o en bici son possibles, descobrint racons fabulosos. Ja veieu que amb l’excusa del Museu d’Alcover us pot sortir un cap de setmana rodó. El museu d’Alcover: una bona idea!.

En la villa tarraconense de Alcover hay un museo. Y no es un museo cualquiera. Es un museo muy interesante, muy bien montado, y muy adecuado para ser visitado por las familias con niños, y por todos en general. Está instalado en una casa de burgueses del siglo XIX que por sí sola ya merece una visita: Cal Batistó. Una casa con grandes salones y alcobas de época, de techos altos, paredes pintadas y camas de madera de Olot. Con capilla privada, baño de estilo regencia y cocina económica de carbón. Y, además, todas estas estancias están llenas de objetos antiguos, como muebles, gramófonos, jarrones u otros cachivaches, que harán las delicias los que lleváis de excursión. En la planta de arriba de todo, el museo ofrece una inaudita y valiosa colección de fósiles de peces, crustáceos y otros animales marinos, que han ido saliendo entre las rocas litográficas de las canteras cercanas al pueblo. Una muestra reducida de ejemplares que hoy en día están en las vitrinas de los mejores museos de paleontología del mundo. Quedaréis boquiabiertos. Son pocas piezas pero muy importantes, didácticas y bien mostradas y explicadas. Además, en Alcover, se celebran con frecuencia fiestas populares y religiosas, como la del Remei, o como la feria de Bandoleros. Y por si todo esto fuera aún poco os diremos que la villa tiene un casco antiguo aún amurallado, precioso. Con torres, plazas, calles, casas, los restos de una iglesia románica y un templo renacentista fantástico. Y para acabarlo de redondear os explicaremos que los parajes que rodean Alcover son muy bonitos. Que siguiendo el río de la Glorieta, se llega al Santuario barroco del Remei, medio metido en una cueva, lugar de inicio de rutas a pie, o en bici, por las montañas de Prades. Y que siguiendo aún más arriba el río Glorieta encontrarán lugares idílicos donde remojar los pies y el cuerpo entero, en pozas tan espectaculares como el nido del Águila. Un pequeño lago de aguas cristalinas que en verano es un gozo y un lujo. Llegaréis hasta Alcover siguiendo por la autopista AP2, camino de Lleida, saliendo en Valls, y de ahí a Alcover. O bien por la AP7, dirección Valencia, saliendo en Reus y hacia Alcover. Para dormir, consulten la casa del Hort de la Cinteta, en medio del pueblo antiguo, con huerto y piscina. Muy bonita y cara pero cabe mucha gente. Fuera de la villa tienen una casa rural preciosa: Mas Corbella. Todas las comodidades, piscina incluida también. También pueden mirar los hoteles en Valls, como el Class, o Casa Felix donde se come muy bien. Si pensáis en la zona para unas pequeñas vacaciones haréis muy bien. La Tarragona imperial, patrimonio de la humanidad, está muy cerca, con los restos romanos impresionantes. Port-Aventura no queda lejos, ni las playas de Cambrils o Salou tampoco. Reus y su modernismo están a sólo 10 kms por autovía. Montblanc no mucho más lejos. Las montañas de Prades, con pueblos como Montral, Farena o Capafons, bellísimos, está a tocar. Un montón de rutas a pie o en bici son posibles, descubriendo rincones fabulosos. Ya veis que, con la excusa del Museo de Alcover, os puede salir un fin de semana redondo.

Palau dels Castellarnau


castellarnau

Pobles, viles i ciutats catalanes són plens d’edificis civils maravellosos. Palaus i cases fortes, castells i mansions. Com aquest fantàstic palau que està situat al carrer de Cavallers, a Tarragona, en ple casc antic d’aquesta bellíssima ciutat mediterrània. El palau Castellarnau fou la casa pairal d’aquesta família, originària del Pallars, de la petita noblessa catalana. Avui és un museu de l’ajuntament que disfrutareu visitant amb els vostres fills i filles. Us sentireu reculats 300 anys en el temps. Fins l’època en que el més rics d’aquesta terra ballaven minuets en aquests fastuosos salons de ball. Potser els seus fantasmes encara ho fan. El palau ho te tot. Ho conserva tot. Banys amagats. Llits amb dosell. Aranyes de cristall de vertígen. Cuines de carbó. Un pati fresquívol. Sales de tots els colors: blau, verd, daurat… Miralls, mobles, tapissos, alfombres, quadres, retrats de gent tibada i important. Arribeu-vos a Tarragona i passeu-hi el dia. Fareu tota l’escala històrica. Monuments romans com el circ, l’amfiteatre o el Fòrum. Medievals com la catedral. Barrocs com els palaus Castellarnau o Canals. Feina per diversos dies. Però si ja heu vist totes les ruïnes romanes, si ja heu visitat mil i una vegades el barri antic, la catedral, el pretori i el Museu Arqueològic, llavors, us proposem una cosa que potser no heu fet: la visita als palaus Castellaranau i Canals. Noblessa i burgesia. Poder i diners. Segles XVIII i XIX. Ja els heu vist potser?. A Tarragona teniu mil llocs on anar a dinar. De tota mena. Restaurants de cuina catalana, pizzeries, braseries. Per dormir diversos hotels de negocis us faran descompte el cap de setmana. Ens agrada especialment el Ciutat de Tarragona.

Pueblos, villas y ciudades catalanas están llenos de edificios civiles maravillosos. Palacios y casas fuertes, castillos y mansiones. Como este fantástico palacio que está situado en la calle Cavallers, en Tarragona, en pleno casco antiguo de esta bellísima ciudad mediterránea. El palacio Castellarnau fue la casa solariega de esta familia, originaria del Pallars, de la pequeña nobleza catalana. Hoy es un museo del ayuntamiento que disfrutaréis visitando con sus hijos e hijas. Os sentiréis enviados 300 años atras en el tiempo. Hasta la época en que lo más ricos de esta tierra bailaban minuetos en estos fastuosos salones de baile. Quizá sus fantasmas todavía lo hacen. El palacio tiene de todo. Baños escondidos. Camas con dosel. Arañas de cristal, de vértigo. Cocinas de carbón. Un patio fresco. Salas de todos los colores: azul, verde, dorado … Espejos, muebles, tapices, alfombras, cuadros, retratos de gente estirada e importante. Acercaos hasta Tarragona y pasad allí el dia. Haréis toda la escala histórica. Monumentos romanos como el circo, el anfiteatro o el Foro. Medievales como la catedral. Barrocos como los palacios Castellarnau o Canals. Trabajo para varios días. Pero si ya han visto ustedes todas las ruinas romanas, si ya han visitado mil y una veces el barrio antiguo, la catedral, el pretorio y el Museo Arqueológico, entonces, le proponemos algo que quizás no hayan hecho: la visita a los palacios Castellaranau y Canals. Nobleza y burguesía. Poder y dinero. Siglos XVIII y XIX. ¿Ya los has visto quizá?. En Tarragona tiene mil lugares donde ir a comer. De todo tipo. Restaurantes de cocina catalana, pizzerías, asadores. Para dormir varios hoteles de negocios le harán descuento el fin de semana. Nos gusta especialmente el Ciutat de Tarragona.