Lectoure


Lectoure és una antiga bastida, una ciutat de colonització al mig de la Gascunya, al sud de França, prop de Toulouse, 80 kms. i no lluny de la Vall d’Aran, a uns 150 kms. Una vila que te un llarg historial de guerres i batalles entre francesos i anglesos. Potser per això Lectoure es va fundar dalt d’un promontori que domina la vall del riu Gers. Potser per aquesta raó la torre de la seva catedral és com la d’una fortalessa. Passats ja els temps convulsos, la vila ens ofereix avui la seva cara més amable. Carrers polits i ordenats, plens de flors. Cases totes iguals, petits palaus. Una sobirana catedral, potent, rotunda, gran, amb uns vitralls sorprenents. Bonics jardins, com ara el del palau del bisbe, amb miradors que mostren tota la bellessa del Pirineu llunyà, i tota la verdor d’aquesta vall del Gers, plena de boscos i riuets, de granges que crien oques. Perque Lectoure és la capital del paté de foie, d’oca, autèntic. La ciutat te altres motius per una visita: el seus museus, com ara l’arqueològic, o la curiosa Royal Tannerie. També és ideal per un cap de setmana llarg o un pont, com a centre per visitar la Gascunya, la Lomagne o el Gers. Pobles medievals com Condom, Larresingle, Saint-Clar, Fleurance, Monfort i molts altres, són a tocar. Auch, la capital, amb la seva catedral. Abadies com Flaran o La Romieu. Castells com el de Gramont. I la natura incomparable d’aquestes terres ondulades plenes de vida. Per dormir i menjar a Lectoure, i a la zona, trobareu molts llocs, i ben bons. Teniu, per exemple, un lloc de típic gust francés, L’Hotel de Bastard, a tocar de la catedral, al centre del poble.

Lectoure es una antigua bastida, una ciudad de colonización en medio de la Gascuña, no lejos de Toulouse, en el sur de Francia. Una villa que tiene un largo historial de guerras y batallas entre franceses e ingleses. Quizá por eso Lectoure se fundó sobre un promontorio que domina el valle del río Gers. Quizá por esta razón la torre de su catedral es como la de una fortaleza. Pasados ya los tiempos convulsos, la villa nos ofrece hoy su cara más amable. Calles ordenadas, llenas de flores. Casas todas iguales, como pequeños palacios. Una soberana catedral, potente, rotunda, grande, con unos vitrales sorprendentes. Jardines, como el del palacio del obispo, con miradores que muestran toda la belleza del Pirineo lejano, y toda el verdor de este valle del Gers, lleno de bosques y riachuelos, y de granjas que crían gansos. Porque Lectoure es la capital del paté de foie, de oca, auténtico. La ciudad tiene otros motivos para merecer una visita: sus museos, como el arqueológico, o la curiosa Royal Tannerie. También es ideal para un fin de semana largo o un puente, como centro para visitar la Gascuña, la Lomagne o el Gers. Pueblos medievales como Condom, Larresingle, Saint-Clar, Fleurance, Monfort y muchos otros, estan bién cerca. Auch, la capital, con su catedral. Abadías como Flaran o La Romieu. Castillos como el de Gramont. Y la naturaleza incomparable de estas tierras onduladas llenas de vida. Para dormir y comer en Lectoure, y en la zona, encontrarán muchos lugares, y buenos. Tienen, por ejemplo, un hotel de típico gusto francés, el Bastard, junto a la catedral, en el centro del pueblo.

Larresingle


Larresingle és un cop de puny. Un poblet diminut, petitó, perdut en els confins de la Gascuña, al sud de França, prop de Toulouse. És un dels pobles més bonics de França, tot i que no son més que un parell de carrers, una plaça, una esglèsia i quatre mansions medievals, envoltats tots ells per una muralla i un fossat. L’entrada es fa per una torre, com cal. (A la foto). S’assembla una mica a Peratallada, però infinitament més petit. Evidentment no us estem recomanant que feu 400 kms. per veure aquest poblet, tot i que és realment bonic. Però el que si us recomanem és que penseu en dedicar unes curtes vacances, un pont llarg, a aquesta regió molt desconeguda del gran públic i amb uns atractius, culturals i naturals, molt i molt notables. La Gascunya és com una Toscana francesa. Te viles medievals increibles, com Condom, Lectoure, Montfort i moltes altres. Monestirs com ara Flaran, castells com Lavarderns o Gramont, i desenes de petites bastides, poblets de l’edat mitjana com Larresingle. Tants que no podem citar-los. Però no ens estarem de recomanar, a tocar de Larresingle, Montreal i Fources, altres dos llocs companys dels Pobles més bonics de França. Tots amb la seva plaça porxada, amb carrers i places bellíssims. Ja sabeu. La Toscana francesa us espera, no gaire lluny. Se’ns oblidava, prop del poble, un petit, petitíssim, parc temàtic sobre l’època medieval. Ens va semblar poca cosa. Valoreu vosaltres pels vostres fills. Podeu dinar i dormir molt bé a “La Ferme de Flaran“, un bellíssim hostalet rural a tocar de l’abadia de Flaran, no lluny de Larresingle. Però també menjareu senzill, bo i baratet, si aneu al restaurant “Le Massalet”, a la propera vila de Valence sur Baïse, una bastida típica de la zona. Servei atent, menú sense complicacions. Si necessiteu més hotels, i restaurants, a Condom en trobareu. Per exemple “Le Logis des Cordeliers“. Un hotel amb molt d’encant.

Larresingle es un pueblo diminuto, pequeño, perdido en los confines de la Gascuña, en el sur de Francia, cerca de Toulouse. Es uno de los pueblos más bonitos de Francia, aunque no son más que un par de calles, una plaza, una iglesia y cuatro mansiones medievales, rodeados todos ellos por una muralla y un foso. La entrada se hace por una torre, como es debido. (En la foto). Se parece un poco a Peratallada, pero infinitamente más pequeño. Evidentemente no estamos recomendando que haga 400 kms. para ver este pueblo, aunque es realmente bonito. Pero lo que si le recomendamos es que piense en dedicar unas cortas vacaciones, un puente largo, a esta región muy desconocida del gran público y con unos atractivos, culturales y naturales, muy notables. La Gascuña es como una Toscana francesa. Tiene villas medievales increíbles, como Condom, Lectoure, Montfort y muchas otras. Monasterios como Flaran, castillos como Lavarderns o Gramont, y decenas de pequeños pueblos de la Edad Media como Larresingle. Tantos que no podemos citarlos. Pero no nos estaremos de recomendar, junto a Larresingle, Montreal y Fources, otros dos lugares compañeros de los Pueblos más bellos de Francia. Todos con su plaza porticada, con calles y plazas bellísimos. Ya sabéis. La Toscana francesa les espera, no muy lejos. Se nos olvidaba, cerca del pueblo, un pequeño, pequeñísimo, Parque Temático sobre la época medieval. Nos pareció poco. Calificadlo vosotros para vuestros hijos. Pueden comer y dormir muy bien en “La Ferme de Flaran”, un bellísimo hostal rural junto a la abadía de Flaran, no lejos de Larresingle. Pero también comer sencillo, bueno y barato, si vais en el restaurante “Le Massalet”, en la próxima villa de Valence sur Baïse, una población típica de la zona. Servicio atento, menú sin complicaciones. Si necesitais más hoteles, y restaurantes, en Condom los encontraréis. Por ejemplo “Le Logis des Cordeliers”. Un hotel con mucho encanto.