El tren groc


trengroc

La Cerdanya nord i el Conflent són dues valls del Pirineu català, avui en territori de França. Aquestes valls són precioses, amb nombrosos atractius turístics, i moltes possibilitats de lleure familiar. Avui us volem parlar d’una atracció més que podeu gaudir tots plegats. Es tracta del tren groc. És aquest un trenet propietat de la SNCF, l’empresa pública francesa de ferrocarrils, que fa la ruta entre La Tor de Querol, a pocs kms. de Puigcerdà, en mig de la Cerdanya, fins a Vilafranca de Conflent, al mig del Conflent. És un descens de quasi 500 mts de desnivell, o un ascens, si feu la ruta a l’inversa, per boscos i prats, enmarcats per muntanyes altíssimes. Una descoberta del territori a velocitat de passeig, sobrevolant rius i rierols, mitjançant ponts atrevits. Si disposeu d’uns dies val la pena dedicar una jornada a una excursió tan bonica. Podeu arribar-vos fins Vilafranca des de Barcelona i Girona, per Perpinyà i Prades. Aquesta vila mereix una visita ben llarga, sobretot perquè a tocar teniu el monestir de Cuixà. També pot ser la base de la sortida amb el tren groc. Podeu dormir al Pradotel, on estareu molt bé. Habitacions familiars comunicades. De Prades a Vilafranca només hi ha un cop de cotxe. Aquesta vila fortificada també cal visitar-la a fons. I penseu què, des d’aquí, podeu pujar al monestir del Canigó. El tren groc un puja fins la Tor de Querol, feu un volt per aquest bonic poblet i torneu. Si ho voleu plantejar a la inversa, llavors us recomanem dormir a Puigcerdà, o a La Molina, als apartaments Guitard, per exemple. Agafar el tren groc i donar un volt per Vilafranca. La resta de dies podeu dedicar-los a rondar per la Cerdanya. En tot cas el tren groc és una bona excusa per passar un dia divertit en família i conèixer el Pirineu Català.

La Cerdanya norte y el Conflent son dos valles del Pirineo catalán, hoy en territorio de Francia. Estos valles son preciosos, con numerosos atractivos turísticos, y muchas posibilidades de ocio familiar. Hoy os queremos hablar de una atracción más que podreis disfrutar todos juntos. Se trata del tren amarillo . Es este un tren propiedad de la SNCF, la empresa pública francesa de ferrocarriles, que hace la ruta entre La Tor de Querol, a pocos kms. de Puigcerdà, en medio de la Cerdanya, hasta Villefranche-de-Conflent, en medio del Conflent. Es un descenso de casi 500 mts de desnivel, o un ascenso, si hace la ruta a la inversa, por bosques y prados, enmarcados por montañas altísimas. Una descubierta del territorio a velocidad de paseo, sobrevolando ríos y arroyos, mediante puentes atrevidos. Si dispone de unos días merece la pena dedicar una jornada a una excursión tan bonita. Puede llegar hasta Vilafranca desde Barcelona y Girona, por Perpiñán y Prades. Esta villa merece una visita muy larga, sobre todo porque al lado tiene el monasterio de Cuixà. También puede ser la base de la salida con el tren amarillo. Podeis dormir en Pradotel, que está muy bien. Habitaciones familiares comunicadas. De Prades a Vilafranca sólo hay un suspiro. Esta villa fortificada también hay que visitarlo a fondo. Y piensen que, desde aquí, se puede subir al monasterio del Canigó. En el tren amarillo se llega hasta la Tor de Querol. Allí podeis dar un paseo por este bonito pueblo y volver. Si quieren plantear la ruta a la inversa, entonces les recomendamos dormir en Puigcerdà, o en La Molina, en los apartamentos Guitard, por ejemplo. Coger el tren amarillo en la Tor y dar una vuelta por Vilafranca. El resto de días los pueden dedicar a rondar por la Cerdanya. En todo caso el tren amarillo es una buena excusa para pasar un día divertido en familia y conocer el Pirineo Catalán.