Festival infància Barcelona


A Barcelona hi ha una cita ineludible amb els infants durant les llargues, llarguíssimes diades del Nadal. Es tracta de l’actual Festival de la Infància, hereu dels bestials Salons de la Infància i la Joventut dels anys 90′. El Festival de la Infància de Barcelona te lloc, cada any, del 27 de desembre al 4 de gener, matí i tarda ininterrompudament, de 11 hores a 20 hores, al recinte firal de Montjuïc. Hi ha entrades de tot el dia, i de tarda. Troabreu tota mena d’activitats i no només activitats lúdiques, sinó també educatives i esportives. Una bona idea pels infants, que podran passar-hi unes hores divertides, però també formatives. Ah! i molt millor acompanyat pels amics i amigues, en grup. Més diversió!.

En Barcelona hay una cita ineludible con los niños durante las largas, larguísimas jornadas de la Navidad. Se trata del actual Festival de la Infancia, heredero de los bestiales Salones de la Infancia y la Juventud de los años 90 ‘. El Festival de la Infancia de Barcelona tiene lugar, cada año, del 27 de diciembre al 4 de enero, mañana y tarde ininterrumpidamente, de 11 horas a 20 horas, en el recinto ferial de Montjuïc. Hay entradas de todo el día, y de tarde. Encontrareis fácil todo tipo de actividades y no sólo actividades lúdicas, sino también educativas y deportivas. Una buena idea para los niños, que podrán pasar unas horas divertidas, pero también formativas. Ah! y mucho mejor acompañado por amigos y amigas, en grupo. ¡Más diversión!.

Montefiascone


La cúpula de Santa Margherita de Montefiascone ens servirà per proposar-vos, en el vostre proper viatge a Roma, una parada. Si aneu amb el vostre cotxe, en arribar a Orvieto, una ciutat esplèndida que no podeu deixar de visitar, us demanem que abandoneu l’autopista i que feu una bonica ruta pel Lazio, seguint la SS Cassia, l’antiga via Càssia dels romans. La primera vila interessant que trobareu al vostre camí serà Montefiascone. Hi ha dues bones raons per aturar-s’hi. L’església de Santa Margherita i el seu vi blanc. La primera és una esplèndida catedral amb planta renaixentista de creu grega i cúpula impressionant. El segon és un vi fresc, afruitat i agradable que rep la curiosa denominació de “Est, est, est”. Conten que Joan Fugger, un poderós cardenal alemany, aficionat a la bona taula i al bon vi, que anava camí de Roma, es feia precedir per un criat que li anunciava les poblacions amb millor beguda pintant “Est” (És), a l’entrada de les mateixes. En provar el vi de Montefiascone, escrigué “Est, est, est” a les portes. Joan Fugger no arribà mai ala ciutat eterna. Es queda a viure a Montefiascone, on està enterrat. Altres esglésies, com Santa Maria de le Grazie o la San Flaviano, també mereixen una visita. Després podreu continuar la vostra ruta a Roma, si en teniu ganes, visitant Viterbo i arribant-hi a través d’un vall poc conegut que la Via Cassia recorre en la seva totalitat. També podeu tornar a agafar l’autopista a Viterbo. La vila te hotels moníssims per fer una parada. També restaurants on us serviran el famós vi de la terra. Teniu Il Borgo Antico, molt recomanable, o el de l’hotel Urbà V, clàssic, o molts d’altres trattories i pizzeries que vosaltres trobareu tot badant pels carrers de Montefiascone. Unes vacances?. La Itàlia més desconeguda us espera.

La cúpula de Santa Margherita de Montefiascone nos servirá para proponerles, que en su próximo viaje a Roma, hagan allí una parada. Si van con su coche, al llegar a Orvieto, una ciudad espléndida que no pueden dejar de visitar, les pediremos que abandonen la autopista y que hagan una bonita ruta por el Lazio, siguiendo la SS Cassia, la antigua vía Cassia de los romanos. La primera villa interesante que encontrarán en su camino será Montefiascone. Hay dos buenas razones para detenerse. La iglesia de Santa Margherita y su vino blanco. La primera es una espléndida catedral con planta renacentista de cruz griega y cúpula impresionante. El segundo es un vino fresco, afrutado y agradable que recibe la curiosa denominación de “Est, est, est”. Cuentan que Juan Fugger, un poderoso cardenal alemán, aficionado a la buena mesa y el buen vino, que iba camino de Roma, se hacía preceder por un criado que le anunciaba las poblaciones con mejor bebida pintando “Est” (Es), a la entrada de las mismas. Al probar el vino de Montefiascone, escribió “Est, est, est” en las puertas. Juan Fugger no llegó nunca a la ciudad eterna. Se quedó a vivir en Montefiascone, donde está enterrado. Otras iglesias, como Santa María de le Grazie o San Flaviano, también merecen una visita. Después podrán continuar su ruta en Roma, si tienen ganas, visitando Viterbo y llegando a través de un valle poco conocido que la Vía Cassia recorre en su totalidad. También pueden volver a coger la autopista en Viterbo. La villa tiene hoteles moníssimos para hacer una parada. También restaurantes donde os servirán el famoso vino de la tierra. Está Il Borgo Antico, muy recomendable, o el del hotel Urbano V, clásico, o muchos otros trattorias y pizzerías que vosotros encontraréis en las calles de Montefiascone.