La Candelera a Molins de Rei


La super, maxi, mega fira de la Candelera de Molins de Rei se celebra des de fa 158 anys. (2010). Sempre impressiona anar a veure una fira que fa més de segle i mig que dura. I més si una població tan gran com l’actual Molins de Rei, s’hi volca. Places i carrers ocupats per una gran fira pagesa. No ho heu vist mai. I a tocar de Barcelona, per la AP2, encara que quasi millor si hi aneu en tren. Trobareu arbres, plantes, maquinaria, aparells pel camp, bestiar, coses que són, precisament, els orígens de la trobada. Perquè la fira s’arrossega de quan Molins era un centre agrícola de primer ordre, a la vall del Llobregat, al servei de Barcelona. Però avui dia no només trobareu aquesta arrel pagesa. La cosa s’ha modernitzat, diversificat i extès. Ara abarca plantes, però també jardineria i decoració. Hi ha maquinària de camp i molt de bestiar, però també oli, vi, cava i gastronomia. Cavalls però també automòbils. I, naturalment, no podien pas faltar els antiquaris, brocanters, artesans, oficis i altres. Cal remarcar que s’hi fan trobades de coleccionisme, com la de xapes de cava. I pels infants hi ha molta música i animació, teatre, gegants, la fira infantil, atraccions i parc lúdic. Ja veieu que els vostres fills i filles s’ho passaran molt bé. Ah! i pels que us agrada el menjar de pagès, no us perdeu l’esmorzar dels traginers o la botifarrada popular. Si no heu pensat res millor pel matí, o la tarda, del primer dissabte i diumenge de febrer, Molins de Rei pot ser una bona alternativa.

La super, maxi, mega feria de la Candelera de Molins de Rei se celebra desde hace 158 años. (2010). Siempre impresiona ir a ver una feria que hace más de siglo y medio que dura. Y más si és en una población tan grande como el actual Molins de Rei, y esta se vuelca. Plazas y calles ocupadas por una gran feria campesina. No lo han visto nunca. Y junto a Barcelona, por la AP2. Aunque casi mejor se va en tren. Encontrará árboles, plantas, maquinaria, aparatos para el campo, ganado, cosas que son, precisamente, los orígenes del encuentro. La feria se arrastra por la historia desde que Molins era un centro agrícola de primer orden, en el valle del Llobregat, al servicio de Barcelona. Pero hoy día no sólo encontrará esta raíz campesina. La cosa se ha modernizado, diversificado y extendido. Ahora abarca plantas, pero también jardinería y decoración. Hay maquinaria de campo y mucho ganado, pero también aceite, vino, cava y gastronomía. Caballos pero también automóviles. Y, naturalmente, no podían faltar los anticuarios, almonedas, artesanos, oficios y otros. Hay que subrayar que se realizan encuentros de coleccionismo, como la de chapas de cava. Y para los niños hay mucha música y animación, teatro, gigantes, la feria infantil, atracciones y parque lúdico. Ya veis que vuestros hijos e hijas se lo pasarán muy bien. ¡Ah! y si os gusta la comida de campo, no os perdáis el desayuno de los arrieros o la butifarrada popular. Si no han pensado nada mejor para hacer por la mañana o la tarde, del primer sábado y domingo de febrero, Molins de Rei puede ser una buena alternativa.