Annecy


annecy

Si hi ha una zona realment espectacular i bonica a França podría molt bé ser aquesta. Annecy, el seu llac, i els seus voltants, formen part de la Savoia, aquesta terra alpina italiana que fou annexada a la Republique Francaise. Annecy és una bellísima ciutat. Una vila a escala humana, bonica, europea, lliure i feliç. La part antiga, medieval i renaixentista, plena de canals i de carrerons, com una Venècia muntanyenca, és un petit tresor. Voltar pels seus carrers plens de llum i de sol, de flors, de botigues, és una concesió epicúria a la bona vida. Al final dels canals, envoltat per una immensa prada verda, s’arriba al llac. Un llac gran, blau, preciós. D’una aigüa tan neta que es podría veure. Les muntanyes, força altes, sóm als Alps, s’hi reflexen, s’hi enmirallen. Si fa bo, tot Annecy és a la plana verda, prenent el sol i jugant vora el seu llac. Arribareu a Annecy, després de fer uns 700 kms. seguint l’autopista que us portarà per Girona, Perpinyà, Narbonne, Nimes, Valence i Grenoble fins Annecy. Si passeu per Chambery o Aix les Bains, no deixeu de visitar aquestes boniques ciutats de Savoia. Si passeu uns dies a Annecy, no oblideu de pujar les muntanyes properes. Hi ha valls encantadores. Tampoc esteu lluny de Ginebra, o de Chamonix. Podeu fer-hi una visita. A Annecy hi ha molts hotels i restaurants. Nosaltres varem dormir a un B&B hotel, senzill però baratet i amb habitacions familiars. També ideal per la seva relació qualitat preu increible, i per acollir famílies, teniu els Novotel.

Si hay una zona realmente espectacular y bonita en Francia podría muy bien ser esta. Annecy, su lago y sus alrededores, forman parte de la Saboya, esta tierra alpina italiana que fue incorporada a la Republique Francaise. Annecy es una bellísima ciudad. Una ciudad a escala humana, bonita, europea, libre y feliz. La parte antigua, medieval y renacentista, llena de canales y callejuelas, es como una Venecia montañosa, un pequeño tesoro. Dar vueltas por sus calles llenas de luz y de sol, de flores, de tiendas, es una concesión epicúrea a la buena vida. Al final de los canales, rodeado por una inmensa pradera verde, se llega al lago. Un lago grande, azul, precioso. Con un agua tan limpia que se podría ver. Las montañas, bastante altas, pensad que estamos en los Alpes, se reflejan en él. Si hace buen tiempo, todo Annecy está en su llanura verde, tomando el sol y jugando junto a su lago. Llegará a Annecy, tras hacer unos 700 kms. siguiendo la autopista que le llevará por Gerona, Perpiñán, Narbonne, Nimes, Valence y Grenoble hasta Annecy. Si pasais por Chambery o Aix les Bains, no dejéis de visitar estas hermosas ciudades de Saboya. Si disponen de unos días en Annecy, no olviden subir a ver las montañas cercanas. Hay en ellas valles encantadores. Tampoco está lejos de Ginebra, o de Chamonix. Pueden hacer una visita a estas ciudades. En Annecy hay muchos hoteles y restaurantes. Nosotros dormimos en un B & B hotel, sencillo pero barato, y con habitaciones familiares. También son ideales por su relación calidad precio increíble, y por acoger familias, los Novotel.