El Pi


L’esglèsia del Pi, al barri gòtic de Barcelona, i tots els seus voltants, són un lloc molt recomanable per passar un matí o una tarda. El temple és molt bonic, amb una única nau de grans dimensions i d’una puressa de línies estricta. La rossasa és màgnífica, tot un espectacle filtrant i acolorint la llum. Sovint s’hi fan concerts, te un orgué recien restaurant, i actes culturals. Els carrers que l’envolten estan plens d’oportunitats per badar: botigues molt ben parades, places on trobareu alguna fira o espectacle de carrer, xocolateries i granges on pendre un bon batut, galeries d’art, com ara la famosa sala Parés. Enfileu, des de la mateixa plaça del Pi, el carrer de Petritxol. No n’hi vist cap de tan típic. Pareu-vos i descobriu-ne cada racó. Volteu després per Portaferrisa. Les hores volaran.

La iglesia del Pi, en el barrio gótico de Barcelona, y todos sus alrededores, son un lugar muy recomendable para pasar una mañana o una tarde entretenidos. El templo es muy bello, con una única nave de grandes dimensiones y de una pureza de líneas estricta. El rosetón és magnífico, todo un espectáculo filtrando y coloreando la luz. A menudo se hacen en ella conciertos, tiene un organo recién restaurado, y actos culturales. Las calles que rodean el templo están llenas de oportunidades para curiosear: tiendas muy bien puestas, plazas dónde siempre encontraréis alguna feria o espectáculo, granjas dónde tomar un buen batido, galerías de arte, como por ejemplo la famosa sala Parés. Subid, desde la misma plaza del Pi, la calle de Petritxol. Paraos, aquí y allí, y descubrid cada rincón. Doblad después por Portaferrisa. Las horas os volarán.